(MUSA TONTERÍA)








A Iñaki Otegi Gamarra ( y Leyre y Nora)


Ay. Las tres y yo aún suelto,

y con esta cara de perro

como un proxeneta de ronda

y nada…

de nada.


¿Estoy huyendo?


Es la hora

en la que los conductores expertos

no precisan de semáforos

y a mi espalda, ya,

desde la última taberna abierta

un policía pide calma,

voz en grito,

a un borracho.


El mar me espera

- espero -.


Sigo siguiendo

- qué remedio! -

mis zapatos.


Voy esquivando el rastro

con que proclamaron ya otros perros

su libertad por las aceras

- digamos mierda -.


Y aunque no tengo paraguas

ojalá lloviera.

Ojalá la lluvia

me anegase este naufragio.


O no. Mejor no. Me acuerdo

- soy un tonto -

de un bichito rojo

impotente, patas arriba,

y me duele esta soberbia.


No estamos más lejos del suelo.

Deficiente suficiencia…!


Lo peor no es darse cuenta.

Cuántos mueren de hambre…


La agitada brisa me previene:

al mar hoy tampoco

hay quien le aguante.


El faro está roto a ratos

o está de bromas.


Un preservativo esparce

su baba exhausta en la ría.


Me ha surgido una duda.

¿Duermen los peces?


Dos pescadores no saben.

El tercero no me escucha.


Qué mas da! Por suerte

no tengo prisa.

Dormiré hasta tarde.

Nadie me acompaña.


Y las chimeneas anuncian

nubes negras para mañana.

2 comentarios:

santiago dijo...

fue perfecto.
Un abrazo

Iñaki dijo...

¡Qué buenos recuerdos!